Horizonte digital del próximo año: desvelando las tendencias tecnológicas 2024

11 minutos

A medida que el 2023 llega a su fin, surge la oportunidad ideal para anticipar las tendencias tecnológicas 2024 que marcarán el próximo año. Después de un emocionante 2023 caracterizado por los veloces avances en Inteligencia Artificial (IA), la evolución de la transformación digital corporativa continuará su curso.

No obstante, la decisión de adoptar estas tecnologías y el momento oportuno para hacerlo, depende en gran medida de los objetivos comerciales de cada organización y de su posición actual en la industria.

TENDENCIAS TECNOLÓGICAS 2024

Los directivos que quieran estar a la vanguardia en tecnología en 2024 deberán tomar sus decisiones en base a unos aspectos clave: la sostenibilidad, la confianza cero y el papel fundamental de las aplicaciones inteligentes.

1) Las tecnologías de 2024 deberán distinguirse por su compromiso con la responsabilidad sostenible

Las tecnologías del próximo año no solo se esforzarán por sobresalir en innovación, sino que también buscarán integrar una responsabilidad sostenible, motivadas por la presión ejercida por diversos actores.

En líneas generales, el 90% de los inversores opina que la incorporación de criterios ESG facilita la identificación de oportunidades de inversión atractivas. También cerca del 90% de las compañías españolas tiene previsto incrementar sus inversiones en sostenibilidad y digitalización en comparación con el año pasado.

La tecnología sostenible engloba prácticas respetuosas con el medio ambiente en las actividades diarias, como la adopción de vehículos eléctricos, bicicletas y transporte público, los cuales continuarán expandiendo su presencia en el mercado durante 2024. También resuelve desafíos ambientales, como la captura y almacenamiento de carbono y tecnologías de energía verde y renovable.

Ante estas oportunidades, ya han surgido y seguirán haciéndolo nuevos modelos de negocio, como los seguros climáticos y otras oportunidades innovadoras que analizamos en detalle en nuestro informe sobre Innovación verde y sostenibilidad empresarial.

Así, observaremos una mayor adopción de operaciones basadas en la computación en la nube verde y otras herramientas de software diseñadas para promover un estilo de vida más respetuoso con el medioambiente.

Para abrazar esta perspectiva sostenible, será esencial que los directivos elaboren hojas de ruta acertadas y elijan partners tecnológicos sostenibles pero prioritarios, tanto para sus organizaciones como para sus principales stakeholders.

Para contribuir a la economía circular y la sostenibilidad, las empresas tendrán que preocupare por la durabilidad, reciclabilidad y reutilización de los productos tecnológicos.

2) La adopción de aplicaciones inteligentes en 2024 será esencial para la toma de decisiones informadas que aumenten la eficiencia operativa

Por otro lado, la adopción de aplicaciones inteligentes en el ámbito empresarial experimentará un aumento notable en el próximo año debido a la creciente necesidad de optimizar procesos, mejorar la toma de decisiones basada en datos y aumentar la eficiencia operativa.

Las aplicaciones inteligentes basadas en IA, machine learning, datos de transacciones y fuentes externas ofrecen capacidades predictivas que facilitan la personalización de los servicios en un entorno empresarial cada vez más ágil, dinámico y competitivo.

Para incorporar el uso eficiente de aplicaciones inteligentes en cada empresa es crucial abordar la captura, explicación, catalogación, mapeo y supervisión exhaustiva de estas herramientas según los objetivos comerciales. Para ello, un Observatorio de Tendencias tecnológicas 2024 e innovación como el nuestro es una herramienta esencial que facilita la toma de y genera resultados palpables.

3) Durante 2024 el Zero Trust madurará y evolucionará hacia una confianza negativa o Negative Trust

La lucha por garantizar la seguridad digital seguirá intensificándose durante el próximo año, lo que da lugar a que la última de las tendencias tecnológicas 2024 identificada por Vecdis sean las políticas Zero Trust o confianza cero.

Los enfoques tradicionales de ciberseguridad ya no son suficientes para proteger la información confidencial y en el 2024 los ciberdelincuentes contarán con herramientas y técnicas más sofisticadas, lo que complicará aún más la protección de datos confidenciales.

A pesar de que muchas organizaciones ya han implementado o están en proceso de planificar una estrategia de seguridad Zero Trust, tan solo un 22% se siente «muy seguro» de que su organización esté utilizando de manera segura la infraestructura en la nube.

Por ello, durante 2024 el Zero Trust madurará y evolucionará hacia la confianza negativa o Negative Trust. Las organizaciones comenzarán a implementar tácticas engañosas para confundir a los atacantes, creando un entorno donde la realidad sea incierta y permita la detección de actividades sospechosas.

Estrategias básicas como la verificación continua, el acceso con privilegios mínimos, la microsegmentación, el análisis del comportamiento o el cifrado de datos serán la clave para implementar un enfoque Zero Trust más maduro.

TECNOLOGÍA A FUTURO: PREDICCIÓN TECNOLÓGICA 2024

El 2024 será un año en el que las empresas continúen adoptando herramientas digitales para mejorar la interacción con sus clientes y la ejecución de sus estrategias internas.

1) El verdadero foco innovador de la IA en el próximo 2024 será la adopción de una perspectiva más democratizada

Sin duda la IA ha sido la tecnología líder en 2023, marcada por su veloz desarrollo y el surgimiento de innumerables herramientas GenAI, propulsado por los avances regulatorios en esta materia – como el Reglamento de Inteligencia Artificial o el Sandbox en España – y la fuerte competencia en todos los sectores.

Se prevé que, para 2024, el 60% de las empresas a nivel global incorporen la IA y el aprendizaje automático en sus operaciones. No solo eso, sino que la IA generativa encontrará su camino en aplicaciones de uso cotidiano, desde motores de búsqueda hasta herramientas de comunicación, softwares empresariales y paquetes de diseño.

El Banco Mundial calcula que la incorporación de la IA podría impulsar la productividad a nivel mundial hasta en un 40%, de ahí la importancia de que las empresas incorporen en sus operaciones diarias herramientas de IA para mejorar su productividad.

Pero, el verdadero foco innovador de la IA en el próximo 2024 será la adopción de una perspectiva más democratizada. Actualmente la IA ya no está reservada únicamente para científicos de datos e ingenieros de software, sino que profesionales de diversas áreas ya la están utilizando. Ahora cualquier persona puede generar contenido mediante simples indicaciones humanas basadas en texto.

En 2024, la democratización de la IA producirá una transformación significativa, permitiendo a las empresas tomar las riendas de su propio destino tecnológico. La tendencia apunta hacia un escenario donde las compañías ya no dependan exclusivamente de proveedores externos para soluciones de GenAI, sino que ellas mismas tendrán la capacidad de desarrollar y personalizar internamente sus propios sistemas IA y adaptarlos a sus necesidades específicas.

La democratización de la IA no solo impulsará la independencia tecnológica, sino que también redefinirá el panorama empresarial al fomentar la creatividad y la agilidad en la adopción de soluciones avanzadas. Para el año 2026, se espera que más del 80% de las empresas hayan incorporado APIs de IA generativa en sus entornos de producción. Esta cifra representa un notable incremento en comparación con el actual 5%.

La democratización de la IA permite que las compañías gocen de un acceso generalizado a conocimientos y habilidades técnicas, pudiendo diseñar sus propios sistemas IA sin depender de proveedores externos.

2) La llegada de los primeros sistemas de computación cuántica comerciales en el año 2024 está generando grandes expectativas

Se anticipa que el mercado mundial de computación cuántica, valuado en 10.130 millones de dólares en 2022, experimentará un crecimiento significativo hasta alcanzar los 125.000 millones de dólares para el año 2030.

La computación cuántica es una tecnología que se fundamenta en las propiedades de la materia a una escala subatómica para llevar a cabo cálculos extremadamente rápidos y complejos utilizando unas partículas subatómicas llamadas qubits. Este fenómeno permite abordar problemas estadísticos complejos de manera mucho más eficiente.

La inversión gubernamental destinada a la investigación cuántica alcanzó aproximadamente los 30.000 millones de dólares en el año 2022 y actualmente diversos estados participan activamente en la carrera por el desarrollo de la computación cuántica, tecnología que ha adquirido una relevancia crucial en el ciberespacio. Programas como “Owning The Net”, en Estados Unidos, o “Quantum Spain”, en el Centro de Supercomputación de Barcelona, son solo algunos ejemplos.

Los más pioneros en la inversión de tecnología cuántica son las entidades financieras y los bancos, quienes aspiran a potenciar sus sistemas de IA con el objetivo de mejorar las capacidades de detección de fraudes, gestión de riesgos o el comercio de alta frecuencia.

Los ordenadores cuánticos, que son capaces de procesar información muchísimas veces más rápido que las computadoras convencionales, representarán un paso significativo en el procesamiento de datos y la resolución de problemas complejos, con posibles aplicaciones en áreas como criptografía, simulación e inteligencia artificial. Por ello, la llegada de los primeros sistemas cuánticos comerciales en el año 2024 está generando grandes expectativas.

Según McKinsey, las cuatro industrias que probablemente verán el impacto económico más temprano de la computación cuántica -automotriz, química, servicios financieros y ciencias de la vida- pueden ganar hasta 1,3 billones de dólares en valor para 2035.

En el 2024 la computación cuántica dejará de ser teoría para convertirse en una realidad práctica, ofreciendo soluciones a algunos de los desafíos más comunes que enfrentan las empresas de todas las industrias.

 

3) El fenómeno Phygital Convergence impactará en la mayoría de las industrias durante el próximo año

Una de las tendencias digitales más destacadas para el próximo 2024 será la adopción de tecnologías inmersivas, como los visores de realidad aumentada (AR), realidad virtual (RV) y realidad mixta. Aunque la perspectiva se extiende más allá de 2024, aproximadamente el 80% de los usuarios de Internet aspira a que la experiencia en línea incorpore todos los sentidos para el año 2030, incluyendo aromas virtuales y sensaciones táctiles digitales.

Esto explica que tan solo en 2022, la inversión de capital en tecnologías de RV/RA fue de 16.000 millones de dólares. Así, el fenómeno Phygital Convergence, donde lo físico y digital se integran en un único espacio, impactará en la mayoría industrias, desde la contratación de pólizas en el mercado asegurador hasta la revolución del social e-commerce, la formación, el entretenimiento, los tratamientos sanitarios y, en general, la colaboración a distancia y la interacción con los clientes.

De hecho, muchas empresas ya han adoptado este tipo de tecnologías para mejorar sus servicios. Por ejemplo, Orange lanzó el año pasado un seguro de hogar con una contratación 100% digital a través de su tienda en el metaverso. Por su parte, la aseguradora MetLife creó ConVrsem, una plataforma de RV inmersiva diseñada para proporcionar interacciones personalizadas en el servicio al cliente. Además, para el próximo 2024 está prevista la salida inminente al mercado de las gafas de realidad mixta Apple Vision Pro, que contarán con tecnología de seguimiento ocular, reconocimiento de gestos y desplazamiento fluido.

Según las estimaciones de Statista, se anticipa que para el año 2024 habrá aproximadamente 2.400 millones de usuarios de realidad virtual y aumentada en todo el mundo.

Durante el 2024 la accesibilidad y calidad de las tecnologías que dan lugar al fenómeno Phygital Convergence continuarán evolucionando, impulsadas por la integración de la IA y tecnologías de seguimiento facial y ocular.

RETOS DE LA TECNOLOGÍA EN 2024

1) El 56% de los especialistas expresan que su principal inquietud en 2024 en relación con la IA es la exposición de datos confidenciales

Tal y como concluye el Informe sobre el Estado de la Seguridad de los datos de 2024 de Immuta, a medida que las arquitecturas de datos se vuelven más complejas y los ciberdelincuentes cuentan con herramientas tecnológicas más potentes, la seguridad de los datos es una prioridad en 2024 mayor que la IA.

El 35% de los expertos en datos afirma que la principal acción que su organización emprenderá en 2024 será establecer controles de seguridad y gobernanza más robustos.

Del mismo modo, el 88% de los especialistas en datos indica que sus empleados utilizan la IA. Sin embargo, el 50% concuerda en que la estrategia de seguridad de datos de su organización no se mantiene al mismo ritmo que la rápida evolución de la IA. Aunque muchos confían en que esta tecnología contribuirá en las funciones de seguridad, como la detección de anomalías, el 56% expresa que su principal inquietud en relación con la IA es la posible exposición de datos confidenciales.

En este contexto, la implementación de tecnologías de confianza digital se vuelve esencial en el próximo año para las organizaciones, a pesar de que tendrán que afrontar grandes retos como los silos organizacionales o la escasez de talento.

No obstante, parece que, con la entrada en vigor de recientes regulaciones sobre datos, como la Ley de Gobernanza de Datos, las organizaciones contarán pautas suficientes para aprovechar el potencial de los datos, tanto en su propio beneficio como en el de los usuarios.

2) Las empresas tendrán que redefinir su enfoque y adoptar estrategias a largo plazo en la implementación de tecnologías

La adopción de tecnologías disruptivas exige que las empresas abandonen los ciclos de inversión a corto plazo y adopten un enfoque estratégico a largo plazo. Este cambio de mentalidad es esencial, ya que las tecnologías seleccionadas no solo tendrán un impacto inmediato, sino que también influirán en la infraestructura y la seguridad organizacional durante un período de al menos una década.

Optar por un enfoque estratégico a largo plazo permite establecer etapas adecuadas para alcanzar objetivos de mayor envergadura, fomentando así cambios más innovadores y sostenibles en el tejido empresarial.

3) Será necesario revisar el desarrollo arquitectónico de los productos y servicios digitales para combatir la desechabilidad tecnológica

En 2024 será imprescindible que los desarrolladores y usuarios de tecnología establezcan prácticas éticas y sostenibles para la obtención y extracción de materiales esenciales en la fabricación de dispositivos tecnológicos.

La tendencia hacia la componibilidad y desechabilidad en tecnología de la información está experimentando un rápido crecimiento y permite intercambiar tecnologías de manera ágil para acelerar la innovación y satisfacer las necesidades de los usuarios.

Esta situación resulta inevitable debido a la creciente demanda de los consumidores y clientes e impacta directamente tanto en los proveedores de tecnología que buscan ofrecer productos y servicios a largo plazo, como en los modelos de negocio que dependen de tecnologías complejas, generando tarifas de mantenimiento.

Pero la rápida obsolescencia, la desechabilidad y la constante generación de residuos electrónicos contribuyen significativamente a la contaminación y al agotamiento de recursos, lo que se contradice con el compromiso sostenible que pretenden adoptar la mayor parte de las organizaciones.

Por ello, para hacer real el compromiso de sostenibilidad corporativa será fundamental que las empresas del 2024 adopten medidas que fomenten la responsabilidad sostenible en el ciclo de vida de la tecnología que empelada.

Los proveedores de servicios tecnológicos necesitan revisar las metodologías de desarrollo y las decisiones arquitectónicas clave al construir sus productos y servicios, buscando invertir en tecnologías más duraderas y eco-amigables.

Sobre Nosotros

Documento elaborado por Vecdis, empresa de investigación y consultoría especializada en innovación. Monitorizamos más de 10.000 fuentes de información para detectar las tendencias del futuro y convertirlas en las oportunidades del presente.